Quitar mancha de sangre

Como quitar mancha de sangre

Como quitar mancha de sangre

Las manchas de sangre son realmente difíciles de quitar cuando ya están impregnadas. Lo mejor que podrías hacer es quitar la mancha antes de lavar y secar el artículo manchado, pero también hay ciertos métodos para quitar la sangre seca de las telas y de la ropa de cama. ¡Estos métodos increíblemente sencillos y fáciles no requieren ningún tipo de quitamanchas especial! Sea que quieras quitar una mancha de tus jeans favoritos o de un vestido de seda costoso.

 

 

Método 1 de 3: Quitar sangre fresca

1 Enjuaga la prenda con agua fría. Este es el método más fácil para eliminar una mancha de sangre fresca y tendrás buenos resultados si lo empleas justo después de que se manche la tela. Si la mancha está en una alfombra, colchón o en algún mueble pesado que no puedas remojar, haz uso de un paño o esponja limpia para quitar la mancha. No uses agua caliente, sino la sangre se impregnará en la tela.
 
2 Ahora prueba el agua oxigenada (peróxido de hidrógeno). Esto sólo será efectivo para las manchas frescas. Antes de decidirte a utilizar agua oxigenada, ten en cuenta que podría blanquear, debilitar o manchar ciertas telas. Así que úsalo con precaución y asegúrate de probar previamente el agua oxigenada en un área pequeña y poco visible del artículo manchado. El agua oxigenada tiene la capacidad de eliminar las manchas de sangre de superficies porosas, tales como el concreto de forma segura y eficaz.
  • Echa el agua oxigenada sobre la mancha. Diluye el agua oxigenada con 50% de agua, si estás tratando telas delicadas. Ten cuidado de no dejar que la espuma se extienda fuera del área de la mancha inicial.
  • Vuelve a aplicar agua oxigenada varias veces, ya que la acción química se desacelerará y la espuma se volverá estable.
  • Limpia la espuma con un paño y echa un poco de agua oxigenada de nuevo hasta que la mancha desaparezca o esté extremadamente pálida.
  • Lava el artículo manchado con agua fría y el jabón o el detergente que usas normalmente.
  • También podrías remojar la prenda por completo en un tazón con agua oxigenada. Déjala reposar durante 15 a 20 minutos. Luego saca esa prenda manchada del agua oxigenada y enjuágala con agua.

3 Emplea sal y agua para telas delicadas. Actúa rápido porque entre más rápido trates la mancha con una pasta de sal y agua, tendrá menos tiempo para fijarse en las fibras. Usar una pasta de sal y agua es excelente para deshacerse de las manchas de sangre en los artículos que no entran en la lavadora, tales como los colchones.

  • Enjuaga la mancha bajo bastante agua fría. Si tienes acceso a agua potable, pon la mancha bajo el chorro y deja correr agua fría a través de ella. Podrás quitar gran cantidad de sangre de esta manera. Si la mancha está en una alfombra o en algún mueble pesado, mezcla un poco de hielo y agua en un tazón o cubo y ponlo en el área manchada y borra la mancha con un paño de cocina o una esponja.
  • Frota la tela bajo el agua si es posible para desprender más de la mancha restante. Si logras tratar la mancha dentro de 10 a 15 minutos de que suceda, lograrás limpiarla completamente. Sin embargo, si sigue mostrando signos de sangre, aplica un poco de sal.
  • Mezcla una pequeña cantidad de agua con sal para formar una pasta. Deberás saturar la mancha con sal, por tal motivo la cantidad de pasta que necesites dependerá del tamaño de la mancha.
  • Frota la pasta de sal y agua en el área manchada. Lo áspero de los granos de sal y sus propiedades deshidratantes desprenderán la mancha de sangre restante y la sacará de las fibras.
  • Enjuaga la sal con más agua fría. Comprueba si la mancha ya no está.
  • Cuando la mancha haya desaparecido o ya no puedas sacarla más, pon la tela en un ciclo normal de lavado con detergente.
  • Si el artículo manchado no se puede poner en la lavadora, usa tanta agua fría como sea necesario para enjuagar la sangre y la sal.

4 Trata de limpiar la mancha con jabón en un baño común. En ocasiones, no necesariamente tendrás agua oxigenada o sal a la mano. Este método es similar al método de sal y agua, pero en lugar de sal, puedes frotar jabón o champú directamente en la mancha. Si utilizas este método en alfombras, colchones o muebles, es importante no usar demasiado jabón, ya que será difícil de lavar después.

  • Remoja el área manchada con agua fría.
  • Frota una cantidad generosa de jabón o champú justo sobre la mancha.
  • Frota el área con fuerza entre tus puños, con las palmas frente a frente.
  • Se formará una buena cantidad de espuma. Añade más agua si es necesario.
  • Enjuaga con agua fría y repite hasta que la mancha y la espuma hayan desaparecido. No uses agua caliente, sino hará que la mancha se adhiera.

5 Prueba usar amoníaco para las manchas difíciles. Mezcla 1 cucharada de amoníaco con 1/2 taza de agua fría y viértela sobre las manchas más rebeldes. Cuando haya desaparecido la mancha, enjuágala con más agua fría. Evita usar amoníaco sobre el lino, la seda o la lana.

 

Método 2 de 3: Quitar sangre seca

1 Utiliza pasta de dientes sobre telas y ropa de cama. Este método es el más recomendable en telas que pueden lavarse en la lavadora o a mano. Si empleas este método en alfombras, tapetes o muebles, corres el riesgo de que el olor de la pasta de dientes quede impregnado de forma permanente en la tela.

  • Aplica pasta de dientes en el área manchada de sangre.
  • Deja que la pasta se seque por completo.
  • Enjuaga la pasta con agua fría.
  • Lava la zona manchada con jabón y enjuágala bien con agua fría. Repite si es necesario.

2 Prueba usar ablandador de carne para las telas más resistentes. Tanto la sangre como la carne son materiales orgánicos y se eliminarán por la acción de las enzimas: proteasas, celulosas y lipasas. Los ablandadores de carne comerciales sin condimentos son efectivos cuando se los aplica de manera generosa a las manchas secas de sangre. El jabón lavaplatos en polvo o en cápsulas casi siempre contiene estas enzimas.

  • Este método es el más recomendable para limpiar la ropa hecha de tela resistente como los jeans, pero no para telas delicadas. Evita el uso de los limpiadores con enzimas en lino, seda o lana. Estos productos descomponen las proteínas y podrían dañar la seda, el lino y la lana, los cuales están hechos de proteínas.
  • Llena un tazón pequeño con 1 taza de agua fría.
  • Coloca la parte ensangrentada de la tela en el agua.
  • Espolvorea 1 cucharada del producto enzimático directamente sobre la mancha húmeda.
  • Déjalo actuar como máximo 1 día. Cada ciertas horas, masajea la pasta en la mancha.
  • Lava la prenda como de costumbre.

3 Usa saliva para limpiar telas delicadas. La saliva podría ser eficaz para eliminar las manchas de sangre, puesto que las enzimas de la saliva que ayudan a digerir los alimentos también descomponen las proteínas en la sangre y son esas proteínas las que hacen que la sangre sea tan difícil de limpiar. Ten en cuenta que este método es el más recomendable para las manchas pequeñas.

  • Junta un poco de saliva en tu boca.
  • Escupe en el área manchada de sangre.
  • Frota las manchas.
  • Remoja la tela en agua fría.

 

Método 3 de 3: Quitar manchas de superficies específicas

1 Limpia la sangre de los suelos de madera. Los acabados de madera como cera, uretano y poliuretano protegen el piso de madera de la humedad, del desgaste y de la mayoría de las manchas. Sin embargo, la mayoría de las manchas de sangre del piso de madera se pueden eliminar con un trapo y agua o un limpiatodo común para el hogar.

2 Quita la sangre de las sábanas de satín. El satín es un tejido delicado y debe manipularse con cuidado. Casi siempre sólo será necesario hacer uso de agentes de eliminación suave como la sal y el agua fría, especialmente si la sangre está todavía fresca.

3 Elimina las manchas de sangre en un colchón. Los colchones no se pueden poner en la lavadora, así que asegúrate de usar cualquier solución de limpieza al mínimo. Una solución en pasta sería excelente para deshacerse de la mancha de sangre, ya que el colchón no absorberá demasiada humedad.

4 Quita las manchas de sangre de la alfombra. Hay varios métodos que podrías usar para eliminar las manchas de sangre de una alfombra. Se recomienda que utilices el método “más suave” (método de agua) y luego proceder con los métodos de eliminación “más fuertes” para las manchas de sangre rebeldes.

5 Quita las manchas de sangre del concreto. El cemento es poroso, por tal motivo la sangre tiende a profundizarse en éste, haciéndolo más difícil de eliminar. Un tratamiento especial como un método químico será eficaz para eliminar las manchas de sangre del cemento.

6 Quita las manchas de sangre de los jeans. El tratamiento de agua fría es eficaz para eliminar las manchas de sangre fresca en los jeans, mientras que las manchas de sangre seca se pueden eliminar con productos domésticos comunes, tales como la sal, amoniaco y bicarbonato de sodio.

7 Quita las manchas de sangre de la seda. Usa solamente los agentes de eliminación más suaves, tales como sal, saliva y jabón lavaplatos cuando trates de quitar manchas de sangre en seda lavable. Evita el uso de limpiadores con amoníaco o con enzimas, puesto que estos productos podrían dañar la tela.

 

Consejos

  • Cuanto antes puedas tratar la mancha de sangre, mejores serán tus posibilidades de quitarla.
  • La única manera de saber con seguridad que se ha quitado una mancha de sangre es ver cómo luce la tela cuando esté seca.
  • El líquido de castilla del Dr. Bronner funciona a las mil maravillas. También podrías utilizar jabón de aceite de Murphy. La clave es usar jabón real, detergente no derivado del petróleo (como líquido lavaplatos).
  • Además del agua oxigenada y del jabón, podrías utilizar agua carbonatada. Remoja la mancha en agua carbonatada durante 30 minutos. Si permanece alguna mancha, será de color amarillo claro. Luego, podrás tratar la mancha amarilla con un quitamanchas como el de la marca Shout o algo parecido.
  • El agua oxigenada funciona en toda superficie con manchas de sangre, excepto en las camas.
  • Para las manchas difíciles en telas durables, satura el área manchada con un limpiador de alfombras como el de la marca Resolve antes de ponerla en la lavadora. Luego lava con detergente y agua fría. Esto debería eliminar la mancha de sangre más imposible. Entre más rápido apliques este método, mejor (lo más recomendable es que lo hagas antes de que se seque). Sin embargo, si no lo puedes aplicar de inmediato, podrías utilizar agua fría para mantener húmeda la mancha de sangre.
  • Para las superficies duras no porosas, será más eficiente saturar la mancha de sangre con una mezcla de lejía al 10% y luego limpiarla, lo cual desinfectará y limpiará al mismo tiempo.
  • La eficacia de la digestión enzimática no tiene rival. En cierta oportunidad, un programa de televisión en el Reino Unido demostró cómo unas cuantas cápsulas de jabón lavaplatos ¡reducen las manitas de un cerdo a líquido y hueso después de unas pocas semanas!
  • Si mataste a alguien y por eso estás limpiando la sangre, ¡entrégate pronto a la Justicia! Jejejeje

 

Advertencias

  • NO uses agua tibia ni caliente, sino la mancha se quedará para siempre, ya que el agua caliente impregna la proteína de la sangre en las fibras. Si deseas lavar la prenda en agua caliente, primero elimina completamente la mancha en agua fría.
  • Siempre manipula con cuidado la sangre. Si manipulas sangre de otra persona, estarás en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sanguínea, tales como el VIH, hepatitis B y hepatitis C. Evita tocar la sangre de otra persona con las manos y siempre lávalas bien con agua caliente y jabón después de manipular la sangre.
  • Nunca mezcles amoniaco y cloro, sino formará gases peligrosos.
  • No inhales amoníaco, es peligroso.

 

Cosas que necesitarás

  • Agua fría
  • Agua oxigenada
  • Sal
  • Pasta dental
  • Ablandador de carne
  • Jabón
  • Amoníaco
  • Saliva